sábado, 31 de diciembre de 2011

La flor de la felicidad.(Un cuento para Noche Vieja)

Desde pequeña había oído hablar de la flor que daba la felicidad, e incluso conocía algún buhonero que pasaba por la aldea en los días de mercado que contaba haberla visto en algún país lejano. La felicidad, aquello de lo que todo el mundo hablaba pero nadie parecía poseer. Hasta que un día, cansada de esperar a que llegara, decidió salir en busca de esa flor que, según contaba la leyenda, podría conceder aquello que tanto ansiaba y que hasta el momento creía no haber conocido.
Cargada con lo imprescindible y antes del que el sol saliera emprendió un frío día de enero su particular aventura. Fue recorriendo los caminos, subiendo las montañas, cruzando los ríos y visitando los lugares en los que le contaban habían visto crecer la flor. Pero no la encontró.
Aguantó el helado cierzo que bajaba de las montañas al inicio de la primavera y el sol de justicia que agostaba las mieses antes de la siega. La caída de las hojas la sorprendió ya cansada de tanta y tanta búsqueda infructuosa, y llegando ya diciembre decidió volver a casa con la sensación de haber perdido una batalla: nunca encontraría la felicidad.
Por fin llegó a la aldea el último día del año. Atravesó las calles solitarias, solamente iluminadas por los haces de luz que brotaban de las ventanas, a través de las cuales se veían a las familias celebrando la Noche Vieja. Cuando llegó a la puerta de su casa, escuchó las voces de los suyos y la algarabía de una noche de fiesta. Por un momento sintió el temor de haber perdido todo lo que un día tuvo en su empeño de ir tras una quimera.
Abrió la puerta justo en el momento en que las campanas de la iglesia comenzaban a sonar dando paso al Año Nuevo. Callaron las risas y todos la observaron. Miró hacia la mesa contemplando que tenía un cubierto en el lugar que ella solía ocupar. Y sobre su plato una flor, atada con una lazo rojo. Entonces se giró hacia él, que sonriendo aunque con la mirada velada por las lágrimas, acertó a decir:
- Hay once flores como ésta que te han estado esperando durante todo este año....
El eco de la duodécima campanada se fundió con el suspiro que le inundó el alma. La flor de la felicidad había estado siempre tan cerca, que tuvo que irse lejos para encontrarla....

Sed Felices, tenéis 365 razones para serlo.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Complicación tranquila

Espero llegar a tiempo, pues el día casi se acaba. Este  post se lo dedico ami amiga Toñi, ya que hoy es su cumpleaños y como sugerencia hecha por ella misma. Hoy hemos hablado un ratito a través de Facebook, y en un momento dado me ha preguntado cómo me encontraba. Yo la he respondido que bien, tranquila, a pesar de la vida un tanto complicada que llevo. Toñi, que es una mujer muy inteligente, me ha respondido que casi eran contradictorias ambos conceptos: tranquilidad y complicación y que podía ser el motivo de una entrada en el blog. Aunque hemos seguido charlando, la verdad que su apreciación no ha caído en saco roto y mientras hacía otras tareas le daba vuelta. Sí, la verdad que si empiezo a pensar en todos los asuntos que tengo entre manos, quizá debería estar más desasosegada....y no lo estoy. El por qué no lo tengo claro. Tal vez porque creo que son situaciones que puedo controlar o porque disfruto con ellas a pesar de las dificultades o, y creo que por ahí van los tiros, porque, a estas alturas de la película, sé que muy pocas cosas en la vida son tan fundamentales como para que me quiten el sueño.
Bueno, sí, una. La falta de salud de la gente que quiero. Eso es lo único que es suceptible de provocarme intranquilidad.
Por lo demás, aunque mi vida a veces sea lo más parecido a una montaña rusa, no deja de tener su encanto  la emoción,  las mariposas en el estómago o el chute de adrenalina con que a veces me  regalan las actividades que abordo a diario. Nada que un sueño reparador, la conversación con los amigos o un paseo por el parque con mi perro no sea capaz de apaciguar.
Pues eso...complicación tranquila o tranquilidad complicada.... No sé si ha quedado claro.

Sed felices.

martes, 27 de diciembre de 2011

Agenda

No le apetecía hacer balance del año que a punto estaba de terminar. Significaba tener que recordar momentos dolorosos que durante meses había ocultado en los pliegues más recónditos de su pensamiento, sobre todo uno que descollaba sobre todo los demás....  Parecía mentira, ya más seis  de meses.
Un año difícil, comentaba la gente. ¿Difícil? A poco que el nuevo año se esforzara conseguiría mejorar al cien por cien este 2011, que le había hecho brotar más lágrimas que sonrisas.
Claro que, no todo había sido negativo. A lo largo de esos doce meses había conocido a personas, había el vivido experiencias interesantes, que de alguna manera,  compensaban las otras, aquellas que le arañaban el alma.
Cogió la agenda  que reposaba en la mesa  y pasó las hojas de delante hacia atrás. Nombres, fechas, eventos se presentaban ante sus ojos, en un curioso "flash back". En varias de ellas  se detuvo un poco más, recordando sensaciones e imágenes de citas, de personas  e incluso alguna le hizo sonreír al ver que las perspectivas y proyectos se habían convertido en realidades.
Cuando retrocedió al principio, al uno de enero, solo había escrita una frase: "fuerza para afrontar lo que venga". Y pensó que no había sido mal propósito porque aunque algo agotada, esa fuerza la había empujado como viento en espalda hasta el final.
En fin, concluyó, que siempre cuando llegan estas fechas acabamos haciendo inventario de nuestra vida. Quizá porque necesitamos apoyarnos en el  pasado para enfrentarnos al futuro.

Feliz 2012

sábado, 24 de diciembre de 2011

Poner los cinco sentidos para ser feliz...

Estoy abrumada de tantos y tantos deseos de felicidad que estoy recibiendo estos días y que agradezco desde el fondo de mi corazón. Pero sé, que a pesar de la voluntad de mis amigos, decidir ser feliz depende solo de mí.
Y quizá no sea una tarea tan ardua como parece....
Solo tengo que abrir los ojos y ver lo que me rodea: el ver el sol que entra por mi ventana, la sonrisa de mi nieta, la mirada de aquellos que me quieren....
Solo tengo que escuchar a través de mis oídos  el canto de los mirlos al pie de la ventana, la belleza de una pieza de Vivaldi o las palabras en la conversación con un amigo....
Sólo tengo captar a través de mi nariz el aroma de un perfume o olor tan evocador de un bizcocho cociéndose en el horno una tarde fría de invierno.....
Solo tengo que paladear  el sabor de chocolate, cuando se funde en mi boca, o el  dulzor de un beso en los labios.....
Solo tengo que sentir a través de mis manos , de mis dedos, la suavidad de una caricia o el roce fresco de la ropa recién lavada en mi piel.....
Porque, al fin y al cabo, la felicidad es un camino, no un fin,  pavimentado con sensaciones, con pequeños instantes, que solo, solo seremos capaces de percibir  si ponemos los cinco sentidos.
Vista, oído, olfato, gusto y tacto para sentir que la vida nos entra a raudales.

Sed felices.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Crisis monárquica

Aunque este año no he estado excesivamente atenta, me sigue asombrando cierto tipo de publicidad navideña  que ponen en televisión.
Habitualmente vemos juguetes, turrones que vuelven anualmente, perfumes y demás complementos que rodean las celebraciones de estas Fiestas. Pero estas Navidades los creativos de cierta cadena de alimentación han determinado que debía de ser muy interesante desde el punto de vista del marketing colocar a los tres Reyes Magos en su entorno doméstico, y además por solidaridad con el pueblo llano, en una situación económica delicada, cosa que sabemos a través de sus quejicosas esposas, y de la que les vienen a sacar unas mozas y mozos con jersey de cuello alto e iniciales en los frontales, que les aconsejan que compren en su cadena de supermercados para estirar el sueldo.
Si yo fuera una niña no sé que sería lo que más me asombraría al ver este anuncio, si que los Reyes Magos tengan problemas económicos, algo que además me produciría mala conciencia y un miedo espantoso al ver peligrar el contenido de mi carta, o que estén casados con mujeres gruñonas,  o que por sus palacios anden una serie de jóvenes vestidos muy modernos sin que a nadie le extrañe lo más mínimo.
Yo que soy de tradiciones y Papá Noel no me acaba mucho de convencer (tan gordo y y con ese traje un poco hortera), siento que el trato  en este anuncio a los Magos de Oriente rebaja muy mucho su credibilidad a los ojos de los niños , que deben de pensar que va a ser mejor, además de ponerles agua para los camellos, también dejarles unos cupones descuento junto a los zapatos.
En fin, que corren malos tiempos para la monarquía. A unos reyes les salen ranas los yernos y a otros no les llega el oro, el incienso y la mirra  a fin de mes....¡Maldita crisis!

Sed felices

Abu !

Es curioso, pero una de las preguntas que mucha gente me ha hecho y me hace cuando saben que tengo una nieta es como me va a llamar o me llama. A mi me sorprende. Pues,  abuela- contesto- es lo que soy. Algunas personas me replican que no, que eso me  hace mayor....
No cabe duda que el hecho de ser abuela conlleva una dimensión especial que  nada tiene que ver con la forma de llamarte, pero sin lugar a dudas, el oír el vínculo . Para mi no hubo un momento más maravilloso que cuando oí a mis hijos llamarme mamá por primera vez. Por eso, cuando Leyre me dice "Abu", forma acortada por nosotros para facilitar la pronunciación, me encanta. Y en breve, la enseñaré a decir abuela, abuela Elena.
No sé por qué esta sociedad da tanta importancia a lo superficial, a aquello que se queda en la corteza, sin darse cuenta que las palabras son la forma de expresar aquello que sentimos.
Y yo, cuando Leyre me dice Abu, siento que el corazón no me cabe en el pecho.
Sed felices.

martes, 20 de diciembre de 2011

Lo siento, pero me gusta la Navidad....

En estas fechas que no es extraño que oiga a mi alrededor manifestaciones en contra de las Fiestas que se aproximan. La verdad que hay veces que son tantas las voces discordantes  que me da cierto reparo confesar que a mi me encantan. Desde que tengo memoria, mis recuerdos de las Navidades están llenos de alegría,  de color, de celebración. Desde el primer día de vacaciones, en el que te despertaba el sonsonete del Sorteo de la Lotería: ....."ciento cincuenta mil peseeeetaaaaaas....", hasta el día de los Reyes, en los que con los ojos llenos de sueño y la tripa llena de mariposas, abría la puerta del salón, para encontrarme con la carta que había escrito hecha realidad.
Al pasar los años y cuando tuve a mis hijos procuré inculcarles esa ilusión que a mí me hacía disfrutar de esas sensaciones tan gratas.
Este año, a pesar de las grandes ausencias, no quisiera que fueran diferentes. Sobre todo porque las personas que nos faltan eran los primeros que disfrutaban muchísimo preparando las cenas, las comidas, comprando los regalos y reuniendo a la familia.
Mañana pondré el Árbol y el Belén y daré el último toque al menú de Nochebuena. Este año mi familia cenará en mi casa, y me hace mucha ilusión. Sé que he tomado el relevo de quien hasta ahora tenía esa grata responsabilidad, mi padre, y espero estar a su altura.
Bien, pues para aquellos que las disfrutan y para los que no tanto, de corazón os deseo unos días llenos de paz y felicidad, y que ambas se hagan extensivas a 2012.

Sed felices.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Aguas mansas....


Uno de sus recuerdos de su niñez eran los baños  en el río Duero,cuando vivía y posteriormente, volvía en verano a Covaleda. Este pueblecito está en la cabecera de dicho río, muy cerca de su nacimiento en Urbión, por lo que su cauce, aunque estrecho, baja con bastante fuerza. Se bañaba en la zona que se denomina el Refugio (*) y casi siempre al lado derecho del puente. En el izquierdo el agua se remansaba formando lo que se denominaba la Poza. Aparentemente su aspecto era tranquilo, sin apenas movimiento, pero todos los niños aprendían enseguida que la corriente corría a más profundidad y formaba remolinos que, en ocasiones, podía empujarte al fondo y ahogarte. Desde pequeña, por tanto, supo claramente, el significado de "no te fíes de las aguas mansas".
Hace poco tuvo la ocasión de comentarlo, esta vez metafóricamente, respecto a la manera de ser de ciertas personas, tranquilas y serenas por fuera, pero que, como la poza del Duero, albergan corrientes interiores, en ocasiones difíciles de descubrir.
Aunque las aguas bravas son más complicadas de navegar,  siempre ves a donde te llevan. Las aguas tranquilas son atractivas por su serenidad , aunque oculten en el fondo sus intenciones.Y ella, que en su forma de ser era lo más parecido a un torrente, siempre acababa desembocando en esas pozas tranquilas, como el Duero de su  infancia.
Sed felices

*La fotografía es del lugar que se describe, El Refugio, Covaleda (Soria).

jueves, 15 de diciembre de 2011

Infusiones


No es que sea una aficionada a las infusiones, si exceptuamos el té, que ese sí, me gusta más que a un lord británico a las cinco de la tarde. A pesar de esta circunstancia, compré el otro día una que me pareció saludable, ya que prometía unas digestiones suaves. Está compuesta de manzanilla, menta y anises, y la verdad que tiene un aroma muy sugerente.
La suelo tomar después de la comida, sentada en sofá, en un jarrito que me compré en Londres. Me gusta aspirar el vapor que emana, mientras que me caliento las manos, que como española o español fino después de comer siento frío.
Ayer pensaba que sería estupendo poder hacer mezclas interesantes que, como las infusiones, nos hagan digerir mejor las cosas a las que nos enfrentamos en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, ante las situación de crisis que vivimos actualmente, haríamos una que contuviera optimismo, cariño y unos granitos de suerte, todo sumergido en agua de motivación bien caliente, y endulzado, eso sí, con azúcar, que a nadie le amarga un dulce.
Estoy segura que sería una infusión que nos tomaríamos con agrado. Pero mientras la inventamos, no estaría de más ser capaces de imaginarla, de olerla y de paladearla en nuestra mente. Seguro que algún efecto hace.
Sed felices.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Hablar mucho sin decir nada


Una de las razones a la que se ha apelado para explicar la derrota del PSOE ha sido su falta de capacidad en comunicar lo que se hacía y las razones por las que se llevaba a cabo. Sin entrar en que puede haber razón en esta explicación, debo afirmar que este mal es común a los españoles en general.
Manuel Campo Vidal, en un libro titulado "¿Por qué los españoles comunicamos tan mal? " comenta que no sólo son los políticos, sino los banqueros, empresarios, deportistas, etc, los que tienen grandes dificultades en expresarse.
Hablar, ko que se dice hablar, los españoles hablamos por los codos (yo soy una buena prueba de ello), pero otra cosa es que consigamos comunicar los mensajes con eficacia.
Cuando tengo la oportunidad de hablar con mis clientes hay un argumento que repito con frecuencia: "Tú sabes que tu empresa es buena, pero ¿sabes contarlo?".
No debemos confundir comunicar con vender, ser capaz de expresar ideas con convertirnos en charlatanes de feria. Estamos ante una cuestión muy seria, no sólo de hablar por hablar.
Y si ponemos las medidas antes, quizá eliminemos de una vez la excusa de que nos ha fallado la comunicación.
Sed felices.

sábado, 10 de diciembre de 2011

El ganador se lo lleva todo


Sabía que el cartero siempre llama dos veces, pero seguramente no tres. Y a pesar de que tentar a la suerte no era algo que le gustaba, si había cierta emoción en, por lo menos, provocarla. Así anduvo por lo menos un tiempo, en un juego de sí no es, queriendo, aunque en el fondo sabiendo que no podía ganar todas las bazas.
Las apuestas altas tienen el riesgo de que si ganas es magnífico, pero si pierdes, puedes quedarte sin nada. Sin nada..... Recordó una canción de ABBA: "The winner take it all", el ganador se lo lleva todo. Una canción preciosa pero triste que habla de desamor y separación.
No sabía el motivo, pero tenía la sensación de que siempre jugaba en desventaja. Los sentimientos no son buenos cuando hay que envidar, pensaba, y ella había puesto demasiado claro su juego, lo que no la favorecía cuando se enfrentaba a un jugador experimentado que era capaz de calcular que cartas llevaba el contrario y, alguna sospecha tenía, hacer trampas con gran habilidad.
Por eso decidió levantarse de la mesa de juego, y no arriesgar más. Miró a su contrincante, recogió sus fichas y sonriendo, se despidió hasta la siguiente cita con un "hasta pronto". Atravesó la sala , y salió por la puerta en la certeza de que quizá, por está vez, suya era la ventaja. De los dos, solo ella sabía que jamás volverían a verse las caras en una partida.
Sed felices

jueves, 8 de diciembre de 2011

El mismo sol, el mismo parque....


Desde hace meses recorría el mismo camino con el objetivo de hacer ejercicio y mantenerse en forma que a ciertas edades es importante, lo sabe todo el mundo.
Esa mañana hacía frío, esa clase de frío que convertía en vaho el aire que expelía en su rápido caminar, como si fumara un cigarro interminable, lo que la hizo recordar, agradecida, que ya hacía años que dejó ese hábito.
El sol lucía en lo alto, atravesando con sus rayos una ligera neblina, que se evaporaba de los árboles que rodeaban el parque. Qué curioso-pensó- el mismo sol y el mismo parque que hace seis meses, cuando el calor apretaba y era imposible caminar sin sudar.... Ese pensamiento la hizo sonreír, pues algo tan obvio como las estaciones no era como para asombrarse. Pero últimamente parecía como si las cosas más simples y de explicación más sencilla se presentarán ante sus ojos de otra manera. Tenía la sensibilidad a flor de piel, y sus sentimientos funcionaban como radares, captando las emociones, las sensaciones que la rodeaban.
El sol y el parque eran los mismos, pero ¿Y ella?. Era imposible que su interior, sometido desde hace tiempo a una metamorfosis provocada por tantas experiencias vitales, captara la vida de la misma manera.
Metió las manos en los bolsillos y apretó el paso, mientras sus ojos se perdían en la flecha que formaba una bandada de pájaros camino de las lagunas....
Sed felices

martes, 6 de diciembre de 2011

Van Damme VS Neruda


Otro de los tópicos que se suelen barajar es que las mujeres no hablamos de hombres en cuanto nos juntamos dos.... Pues sí, es uno de nuestros temas favoritos y solemos disertar sobre el tipo o arquetipo que nos gusta a cada una, que suele ir desde el intelectual atractivo, cuyo encanto reside en el uso que da a sus neuronas más que a los esteroides, al tipo Van Damme, musculoso, cuyos biceps tienen el tamaño de calabazas de Halloween, y cuyo mayor logro para la humanidad es repartir tortas como panes, que conozco a amigas que se despepitan cuando ven esos ejemplos masculinos cuyas espaldas son más anchas que un carril bus.
A mi nunca me han impresionado en demasía los músculos excesivos, es más, en algunos casos me producen un tanto de reparo ver a ciertos hombres que parecen que los han hinchado con una bomba de aire. No cabe duda que cuando había que cazar mamuts para comer, un musculado macho se las llevaría de calle; pero actualmente el mayor riesgo se puede correr es cortarte al abrir una lata de "abre fácil", y para eso más vale maña que fuerza.
Que queréis que os diga, no es que le haga ascos a un cuerpo proporcionado y un aspecto atractivo (sería tonta) frente a unos michelines y un físico desastrado (que para nada, bien lo sabe quien me conoce), pero prefiero sobre todo un hombre inteligente y sensible, capaz de decir como Neruda :"me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca" .
Sed felices

domingo, 4 de diciembre de 2011

Pasiones


Tengo tres pasiones en la vida (al margen por supuesto de mi familia): la cultura, la empresa y la política. Las dos primeras me han acompañado durante toda mi existencia. Los recuerdos de los libros, las visitas a los museos, las funciones de teatro se pierden en los años de mi infancia.
De la misma manera evoco, ya un poco más mayorcita, las conversaciones de mi padre respecto a la situación económica, a la marcha de sus empresas y los proyectos.
Fue mi paso por la universidad pública la que me abrió lo las puertas a la actividad política. Los años de la Transición me colocaron en el lugar ideológico que, quizás por tradición familiar , no hubiera ocupado.
Amo la cultura, porque entiendo que la literatura, el arte o la música representa lo mejor del ser humano y son capaces de convertir un instante en algo eterno. Amo la empresa por lo que tiene de riesgo, de ilusión y de libertad, y porque permite transformar un pensamiento, un proyecto en realidad. Y amo la política porque sé que con ella, desde la honestidad y la coherencia que deben de acompañarla, se pueden cambiar las cosas y trabajar para mejorar la vida de las personas.
Con el transcurrir del tiempo y las circunstancias, he ido poco a poco dando pasos, a veces consciente, otras sin darme cuenta quizá, para llegar al momento en que me encuentro actualmente y en el que veo cada vez más claro la posibilidad de cerrar este triángulo apasionante.
Por eso me tengo por una mujer afortunada.
Sed felices

viernes, 2 de diciembre de 2011

¿Somos más inteligentes las mujeres?


Ayer tuve una reunión de negocios de unas cuatro horas. Bueno realmente fueron dos seguidas. En ambas era yo la única mujer. En la primera los representantes masculinos fueron dos y, posteriormente, a la segunda se incorporaron otros dos. A parte que debo de decir con alegría que fueron muy productivas, en ambas hubo una gran aceptación a mis sugerencias y alabanza a mi gestión, si se me permite la inmodestia. Cuando ya finalizamos y salíamos a la calle, uno de los caballeros dijo a modo de conclusión que no cabía duda de que mi papel había sido muy positivo, algo normal puesto que las mujeres éramos más inteligentes que los hombres. Todos estuvieron de acuerdo menos yo. No-contesté- no es que seamos más inteligentes sino que nuestro tipo de inteligencia es algo diferente, es más emocional.
Sí, las mujeres estamos dotadas de mayor inteligencia emocional que los hombre (siempre, como no, con excepciones). Este término, acuñado por Daniel Goldman, se refiere a la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos y la habilidad para manejarlos con un fin. No se basa tanto en las capacidades cognitivas como en las emotivas y eso explica por qué muchas veces personas con alto coeficiente intelectual fracasan en ciertos ámbitos.
No cabe duda que la inteligencia no es patrimonio de un sexo u otro, pero sí diferenciamos cómo somos capaces de utilizar las emociones. Y en una sociedad en la que la fuerza bruta no es ya necesaria, quizá alguien que empatiza, que motiva o que entusiasma tenga mucho más éxito que quien pretende conseguir algo con agresividad. Y las mujeres llevamos siglos entrenando en captar y reconocer las emociones propias y ajenas como madres, como hijas, como compañeras. Simplemente ahora lo aplicamos a los negocios.
Sed felices

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Un minuto del sueño....


Me encanta esa sensación que me invade unos segundos antes de que el sueño haga presa de mi. Se agudiza la percepción táctil y olfativa al perder la capacidad de visión en la oscuridad. Las manos bajo la almohada perciben la suavidad de la tela y su frescura y el aroma del suavizante que la perfuma invade la nariz levemente.
Las imágenes de lo acaecido en la jornada se asoman a mi mente como una película, mientras que pensamientos, generalmente de balance diario, pasan lista: lo hecho, lo no hecho, lo que dije, que no dije, mañana haré o desharé.
Los sonidos de la noche poco a poco se van apagando, mientras que la respiración se va acompasando al ritmo del corazón..... el cuerpo se aligera y se entrega al sueño, rindiéndose en esa dulce batalla diaria del consciente y el inconsciente, en la que aquel por unas horas, entrega la llave de la razón para permitir abrir la puerta de los delirios más ocultos.
Me giro sobre mi lado izquierdo y lo último que siento es uno de pies frotando el otro ....
Y todo en escasamente ese minuto que separa el hoy de mañana.
Sed felices.

lunes, 28 de noviembre de 2011

¡No hay nadie que te quiera más que yo!


He pasados incontables veces por debajo de la placa que da nombre a su calle,su propio nombre, Una calle que desemboca en la estación de metro en la que los primeros lunes de cada mes se reúnen ciudadanos en homenaje a las mujeres cuyos ojos amoratados, labios partidos,cuerpos llenos de cardenales y sepulturas, en el peor de los casos, dan testimonio de una lacra cruel, salvaje y sin sentido.
Estoy segura de que muchos desconocen quién es esa persona a quien se le concedió que una vía de nuestra ciudad llevara su nombre. No fue por ser escritora, ni política, ni tampoco una empresaria que hubiera colaborado en el desarrollo de la ciudad. Andrea .R.González tenía sólo siete años cuando la mató su padre en 2003, en venganza de una separación, suicidándose a continuación. Nadie concibe, nadie se imagina cómo un padre puede llevar a cabo este deleznable hecho, pero sucede.
Su madre, una mujer coraje, dirige una asociación para ayudar a mujeres víctimas de la violencia de género. Convirtió su dolor en ayuda a otras que pasan por el mismo calvario.
¡No hay nadie que te quiera más que yo! Gritan muchos mientras golpean sin piedad....
Basta! No existe amor tras el dolor, la humillación y el maltrato. Sólo un delito repugnante basado en el terror y en la locura de los que han confundido amor con posesión.
Todos debemos implicarnos en denunciar, ayudar y educar para conseguir erradicar esta vergüenza social.

Sed felices.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Camaleones


Se admira de este reptil la facilidad de camuflarse en el entorno para pasar desapercibido y no ser atacado. No entiendo el por qué de ese asombro cuando todos somos en muchas ocasiones camaleones. Yo sin ir más lejos practico ese estilo de "supervivencia" en ciertas situaciones.
Mi comida de hoy es un claro ejemplo. Ha sido una comida que denominamos de "primos". Y no porque resultemos un poco simples, sino porque nos juntamos los primos hermanos por parte de mi padre, junto con los cónyuges e hijos, siempre alrededor de la fecha del cumpleaños de nuestra abuela, el 25 de noviembre.
Somos dos líneas de descendencia, una de mi tía y otra de mi padre, y cada de ellas con un recorrido muy distinto. Una católica, apostólica y romana, de misa diaria y más de derechas que la pala del pescado. La otra, la mía, pisamos las iglesias lo imprescindible ( bodas, bautizos, comuniones y funerales )y nos movemos entre el socialismo y un liberalismo moderado, e incluso el ateísmo ha hecho mella en alguno. Tengo que aclarar que desde el punto de partida común, "España, una, grande y libre", los desviados del camino hemos sido nosotros, los Muñoz.
No obstante ambas partes hemos practicado desde siempre el camaleonismo en un claro ejemplo de adaptación al medio de unos y otros y por el sustrato de cariño que existe. Mi atuendo de hoy ha sido un claro ejemplo: falda negra, blusa de seda, zapatos de tacón y pelo recogido en una coleta adornado con un lazo. Todo propio de mi edad y condición, de una señora. Me ha faltado el collar de perlas.
En las conversaciones hemos obviado temas espinosos: política, religión....en los que sabemos chocamos. Trabajo, anécdotas comunes, ecos sociales y algún chiste subido de tono han trufado la sobremesa cordial. Dos besos al despedirnos y "un no tardemos tanto en vernos". Después todos hemos vuelto a nuestros colores originales.
El camaleón lo hace por sobrevivir y nosotros por mantener unas tradiciones que si no hace años hubieran muerto.
Sed felices.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Conexiones


Hoy he tenido un día muy interesante, vamos de esos días que son lo más. Y si alguien me dijera que es lo que hecho le contestaría: "conexiones".
Quien me conoce sabe que para mi las relaciones personales son fundamentales , tanto en la vida cotidiana como en la profesional. Y en ambas juegan un papel básico las conexiones. Bien, puede preguntar alguien, pero ¿qué significan esas conexiones?. Simplemente llegar a encontrar un punto de encuentro de coincidencia en el que estar y sentir.
Esta mañana, exponiendo ante más de cincuenta empresas mi proyecto estrella empresarial he sentido como en un momento se establecían estas conexiones..... ha sido como si un conjunto de cables atraídos entre sí encontraran donde conectarse y de pronto fluyera una carga eléctrica positiva.
Ya en la tarde, en conversación con un amigo, he vuelto a sentir esa experiencia. Es algo que va más allá de tener una misma opinión. Es pura energía que se introduce en la mente de cada uno y abre caminos de sentimientos.
En algunos casos hablamos de amistad, en otros de amor, en otro de confianza.....pero al final son conexiones de sensaciones tan profundas que sólo nuestra mente puede interpretar, más allá a veces de las palabras.
Sed felices

martes, 22 de noviembre de 2011

¿Somos las mujeres de Venus y los hombres de Marte?


Es decir, ¿somos tan diferentes?. Rotundamente sí, absolutamente sí, definitivamente sí. Y yo puedo hablar con conocimiento de causa. La mayor de cuatro hermanos, de los cuales la única mujer soy yo, la naturaleza debió pensar que no eran hombres suficientes en mi vida, ya que quiso bendecirme con dos hijos también varones. Así que, directamente en mi vida y durante treinta años, he convivido con siete miembros del género masculino: un padre, tres hermanos, un marido y dos hijos....
He de decir que jamás me sentí ni me siento discriminada, ya que las mujeres en mi familia hemos ocupado siempre puestos de prevalencia, pero si que me he sentido incomprendida muchas veces.
En mi vida laboral también he tenido la ocasión de interactuar con hombres y de la misma manera antes descrita que lo he hecho en el entorno familiar
Los hombres, y quiero que se me entienda, son mucho más simples que nosotras. Y cuando hablo de simpleza no me refiero a falta de inteligencia, que de eso hay en ambos lados, sino a no complicarse la vida. Esto es blanco o negro..... diría un hombre. Nosotras andamos de uno a otro pasando por el blanco roto, el gris claro, el gris marengo....etc. No sé si es la tetosterona la que limita la capacidad de matizar y de ahondar en las causas de las situaciones, y les deja simplemente como observadores de los efectos.
En fin, que desde el mundo es mundo hombres y mujeres estamos condenados a no entendernos y sin embargo no renunciamos a intentarlo. Quizá será porque los pocos momentos en que coincidimos o nos encontramos a ambos nos merecen la pena.
Sed felices.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Dualidad


Son iguales y sin embargo tan diferentes como las caras de una misma moneda. Aprendieron al mismo tiempo de la vida, pero de ella gustan tomar cosas distintas.
Una más sensata, racional admira el equilibrio y la ponderación. La otra es capaz de subir al cielo y bajar al suelo en un corto espacio de tiempo.
Una siempre quiso atenerse a las normas y a lo que estaba determinado como lógico, la otra se emocionaba con correr ciertos riesgos, aunque solo fuera robar una galleta de chocolate en el ultramarinos.
Una buscaba un hombre que fuera un compañero, el padre de sus hijos con el que construir una vida tal y como estaba mandado. La otra soñaba con héroes de novela, románticos y aguerridos que la hicieran vivir aventuras apasionadas.
Juntas llevan conviviendo desde siempre gracias a un pacto tácito aceptado por ambas por respeto al mismo cuerpo que habitan. Dependiendo del momento y de las ocasiones una deja actuar a la otra, pero siempre antes se piden consejo, de tal manera que una pone racionalidad en las acciones y la otra la pasión para llevarlas a cabo. Si no hace mucho tiempo que una habría acabado por matar a la otra.

Sed felices.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Lo que no me gusta de ti


Siguiendo con la cotidiana costumbre de buscar en los bolsillos antes de meter el pantalón en la lavadora, sobre todo después de haber lavado un billete de 20 euros, sus dedos tocaron un papel. Era una hoja de cuartilla, doblada en cuatro partes. La extendió sobre la encimera. Escrito en mayúsculas decía: Lo que no me gusta de ti.
Después, escrito en su letra menuda ponía:
"Tus arrebatos ante lo que crees que no es justo. Tu empecinamiento si crees tener razón. Tus lágrimas tan fáciles ante situaciones cotidianas. Tu intransigencia contra aquello que no comprendes",
Pero más abajo, continuaba:
"Pero ese arrebato se convierte en fuerza ante las dificultades, y tu cabezoneria en constancia y persistencia ante trabajo, tu sentimiento a flor de piel en sensibilidad ante las emociones y la intransigencia ante la incomprensión en arrojo y valentía para defender tus valores. Y esto me recompensa de todo lo demás".
Guardó el papel en una cajita, junto con cosas preciadas. Él nunca supo que lo había leído, aunque le extrañó semanas después encontrar un papel debajo de su almohada que decía: "También hay cosas que no me gustan de ti, pero por las mismas cosas te amo".
Sed felices.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Recuerdo en el desván


Al principio intentó que los colores de ese recuerdo no se perdieran, pero el transcurso del tiempo fue transformando los amarillos luminosos en ocres secos y los verdes brillantes en pardos sucios. Era como si la imagen que estaba plasmada en su cerebro se fuera cubriendo de un barniz apagado y extendido por la incertidumbre, la distancia y el silencio.
Intentaba limpiar ese barniz utilizando la esperanza y en algún instante, muy de cuando en cuando lograba sacar algún que otro color vivo a la evocación de ese momento que cada vez era más lejano.
Un día decidió que, como el cuadro de un antepasado que ya nadie sabe quien es, encerraría aquel recuerdo en el desván de su memoria y lo ocultaría tras otras vivencias que se habían ido acumulando en su mente. Y aunque a veces sentía la tentación de abrir la puerta y de sacar a la luz aquel recuerdo e intentar que la ilusión lo volviera a pintar de colores luminosos sabía que para ello tendría que encontrar la llave oculta en el cajón más recóndito del desencanto.
Sed felices.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Escritores de Rivas

A tres minutos de la medianoche de un día intenso en emociones. Ver puesto en pie un proyecto que habitó un día en tu cabeza es algo que no se puede explicar, hay que sentirlo.
Cuando hace dos meses inicié el camino de montar una revista digital literaria que diera cabida a los escritores que viven o trabajan en mi ciudad, Rivas Vaciamadrid, Madrid, España, parecía que la meta estaba lejana. Pero hoy hemos llegado a ella. Y hemos llegado con gran éxito si tengo que hacer caso de todos aquellos que me han felicitado y deseado una larga vida..
Tras de este proyecto hay un gran trabajo, un gran esfuerzo y una gran ilusión, palabras que siempre me han acompañado en mi recorrido vital y que espero me sigan acompañando.
Y también un compañero de lujo, José Guadalajara, uno de los mejores escritores de novela histórica de nuestro país, que un día creyó que una idea, que un esbozo surgido de mi cabeza y garabateado en la hoja cuadriculada de un cuaderno podría salir adelante y con el que he andado este el camino, a veces duro e intenso pero siempre emocionante, hasta culminar en este día con la presentación de nuestra revista digital
Os invito a conocerla y a disfrutarla.

Bienvenidos a www.escritoresderivas.es

Sed felices.


lunes, 7 de noviembre de 2011

De hombres y sofás....


Vaya por delante que este post está hecho desde el más absoluto respeto y cariño hacia mis congéneres del género masculino y simplemente es una analogía sin malicia.
Dicho esto explico mi teoría de los hombres y los sofás. No es más que una categoría que me inventé un día para explicar el grado de confortabilidad al ahora de estar con ellos. Por ejemplo, está el hombre sofá de tres plazas: suele ser muy raro encontrarle, excepto cuando está nuevo, muy nuevo; con el tiempo tiende a convertirse, con suerte, en uno de dos asientos. Como tal de tres plazas, te encuentras tremendamente cómoda, amplia y con libertad para moverte. Luego podemos observar el de dos plazas. Tiene bastante alto grado de confort, pero ya debes adaptarte un poco a su forma y manera, quedando a veces un poco corto, si no te encoges. Pasemos a una tercera categoría: el hombre sillón : es decorativo, algo cómodo si se adapta a tu forma y no es duro ni rígido o tan estrecho que te encorsete, pero no deja mucha libertad de movimientos, y generalmente, si podemos, terminamos buscando un sofá. Para finalizar, el hombre taburete, que simplemente sirve para descansar un rato y punto.
Bien, como en todas las categorías, no existen grados puros, e incluso algunos evolucionan, como antes he dicho de sofás de tres plazas hasta llegar, en el peor de los casos, a taburetes de tres patas.
Yo personalmente prefiero el sofá de tres cojines, suave, cómodo, acogedor, con una estructura fuerte y sólida y que la tapicería esté todavía de buen ver. ¿Vosotras no?

Sed felices

viernes, 4 de noviembre de 2011

Más de 20.000...


Hoy he superado las veinte mil visitas a mi blog. Me parece mentira que tantas personas se interesen por aquello que yo puedo contar. Recuerdo mi primera entrada, en mayo de 2010, en la que explicaba el por qué del nombre y también comentaba mi intención de dar un cambio en mi vida, cambio que en gran manera respondía a una situación vital de gran transcendencia para mí: ser abuela.
A lo largo de estos meses he contado a aquellos que han querido asomarse a esta vida mía en tacones alegrías y alguna otra tristeza, que también las ha habido y grandes, experiencias propias y algunas ajenas, vivencias laborales y también de mi vida cotidiana.
Han sido ciento setenta y una ventanas abiertas para quienes quisieran asomarse compartiendo conmigo instantes, pensamientos, sentimientos. A algunos les conozco, pues no solo se molestan en leerme, sino que también gustan de comentar. Otros anónimos, de países incluso al otro lado del charco, que sin saber como, debieron de tropezar un día con mis tacones.
En fin, no me resta más que dar las gracias. Veinte mil gracias o más.
Y seguiré contando , las andanzas de esta existencia mía que, a pesar de que a veces pesa un poco, merece la pena vivir. Simplemente las experiencias de una mujer que a estas alturas de la vida está bastante satisfecha de conocerse.
Y hoy, más que nunca, sed felices.

Gata cazadora


Si algo que me ha resultado siempre insufrible es el aburrimiento y la previsibilidad. Quizá sea esa la razón por la que mi vida siempre ha estado jalonada de retos y proyectos.
En todo mi recorrido laboral, que ya llega a casi los treinta años, no he tenido jamás una nómina (exceptuando mi corto paso por la Admnistración), pero tampoco he sentido sensación de inseguridad. Todo lo contrario. He encontrado siempre un aliciente para seguir adelante.
Entiendo a aquellos que han buscado un empleo fijo, de ocho a tres, de nueve a cinco parando para comer , vacaciones de un mes en verano, semana santa y algunos días en Navidades, pero quizá porque nunca lo he tenido, tampoco lo he echado en falta.
Siempre digo que soy gata que prefiero cazar a que me pongan el plato de leche.
Ni siquiera en estos últimos años de crisis he tenido la tentación de buscar algo fijo.
Por eso hace unos días, en una Jornada profesional en la que tuve la oportunidad de asistir, sentí un extraño orgullo de compartir un tiempo y un espacio con compañeros que, a pesar de la que está cayendo, siguen creyendo que merece la pena pelear y seguir adelante con sus proyectos empresariales. Es decir , seguir cazando.
Sed felices.

martes, 1 de noviembre de 2011

Cambio de hora: da gracias por la luz y no reniegues de la noche


Ya no recuerdo cuando se decidió que dos veces al año cambiáramos la hora, adelantando y atrasando el reloj, dentro de unos horarios que hemos llamado de verano e invierno, aunque adelantamos una hora en primavera y la atrasamos en otoño.
Este fin de semana hemos entrado, por tanto, en ese horario invernal y la noche se nos viene encima antes, con gran indignación por parte de muchos. No entiendo por qué. El sol ha salido y se ha puesto desde que el mundo es mundo y gracias a la luz eléctrica podemos alargar el día, realizando tareas que de otra manera serían imposibles y además de acostarnos con al ocaso y levantarnos al amanecer como nuestros antepasados.
Sinceramente, a pesar del tiempo transcurrido, sigo sin comprenderder este trasiego del reloj, que hace que estemos ya dos horas por delante de la hora sol, ya una hora. Pero tanto como maldecir que en invierno la noche dure más que el día, no. Creo que los ciclos estacionales son naturales, que durante los próximos cuatro meses el sol cruzará durante menos tiempo nuestra existencia, pero que tampoco están mal las tardes ya anochecidas de mantita, té caliente y un buen libro.
Sed felices.

domingo, 30 de octubre de 2011

Camping cinematográfico


Que los espectadores comamos en el cine no es nada particular. De hecho parece ser que se factura más por las palomitas, nachos y bebidas que por la exhibición de la propia película. Pero que alguien se monte un catering durante la proyección es algo intolerable.
Pues bien, eso fue lo que se les ocurrió hacer a mis vecinos de butaca , durante la sesión de ayer en la que tuve la desgracia de acudir. ¡Qué exagerada! Se podría pensar. Seguro que simplemente hacían ruidillo al desenvolver un sandwich o al abrir una bolsita de patatas o al mover el vaso de la bebida....¡No! A parte de meterse entre pecho y espalda un cubo de palomitas en el que se podría practicar submarinismo dada su profundidad, de repente, él se agacha y saca de debajo del asiento una bolsa de papel de estraza, que sonaba igual que una pandereta. Yo miraba de reojoestupefacta y por supuesto sin oir nada, apabullados los diálogos por el ruido del papel.y..... ¡Alucinante! Saca una caja de hojaldres crujentes, con su tapa y todo... Ruido al abrir la caja, ruido al masticar el muy cerdo y, para remate, ruido porque se chupaba los dedos cada vez que se comía uno. En total fueron unos cinco los que oí saborear con deleite mientras mi indignación iba en aumento.
De nada sirvieron mis giros de cabeza, ya descarados, mis carraspeos e incluso mis comentarios irascibles. Durante toda la película siguieron comiendo.
Al encenderse las luces oigo, para remate, que el impresentable le pregunta a su compañera la opinión de la película y ésta, todavía con la migajas cubriéndole el escote le contesta que había sido un aburrimiento.... Y tan felices se fueron, con su bolsa repleta de los restos del camping cinematográfico con el que se habían regalado, con las barrigas llenas y el cerebro vacío.
La película en cuestión cuenta la crisis de una agencia de valores las veinticuatro horas antes de la explosión de los mercados . Semejante tema para unos cerebros engrasados de palomitas, pastelitos y nachos.... Y luego dicen que no hay crímenes justificados...

Sed felices

viernes, 28 de octubre de 2011

La flor del recuerdo


Jamás me impresionaron los cementerios. Quizá porque desde muy niña acompañaba a mi abuelo el primero de noviembre a llevar flores a nuestros difuntos. Para mi era un día festivo, con las avenidas del camposanto llenas de gente. En mi retina quedaban impresos los colores de los claveles, los crisantemos y las rosas, que en ramos o en coronas cubrían las sepulturas, recién fregadas y limpias, bajo el sol de otoño.
Recuerdo una flor de color morado, que mi abuelo llamaba "moco de pavo", nombre que a mí siempre me hacía reír. Con ella y unos crisantemos blancos formaba con gran habilidad una cruz de flores que atravesaba la sepultura de mis bisabuelos y que causaba admiración. Yo le ayudaba separando las flores y dándoselas una a una. Pero siempre me quedaba con un crisantemo . Era para una sepultura aneja a la de mi familia, sin nombre y con una cruz de hierro desvencijada. Me daba mucha pena pensar que nadie le llevaba flores y tenía el convencimiento, en mis pocos años, que mi flor consolaba a quien o quienes dormían bajo ella y que no recibían nada más que mi pequeño homenaje....
Han pasado muchos años y ya no he vuelto a ir al cementerio, pero esa sensación de pena por la soledad de los muertos me ha hecho seguir pensando que la verdadera muerte es el olvido. Por eso siempre tengo la flor de mi recuerdo para quienes se fueron.
Sed felices

miércoles, 26 de octubre de 2011

Decisiones de esparadrapo


Tomar decisiones nunca es fácil. En cambio es una de las acciones más habituales a la que nos enfrentamos en nuestra vida diaria. Desde las más simples, como qué ropa me pongo, hasta las más complicadas, que tienen que ver con los negocios o los sentimientos.
Dicha dificultad viene dada por un elemento primordial: la incertidumbre, esa sensación de no conocer de antemano las consecuencias que nuestra opción final va a tener. Es francamente inquietante y llega a veces a nublar nuestra capacidad de ponderar cuál es la alternativa más positiva.
Por eso, cuando llega el momento de decidir, sobre todo ante cuestiones que no admiten dilación y que de no solucionarlas cada vez se vuelven más complicadas, no existen más que las decisiones que yo llamo de esparadrapo. Se toman como arrancamos esa tira pegajosa: de un tirón. Es verdad que en principio puede doler e incluso dejar rojeces en nuestro ánimo, pero sin lugar a dudas será mejor que ir a tironcitos, poco a poco, prolongando el escozor.

Sed felices

lunes, 24 de octubre de 2011

Podría contaros....


Escribo esta entrada en un paréntesis en el trabajo, en lunes y después de un fin de semana un poco peculiar.
Podría contaros que por fin llueve, a pesar de los agoreros que ya clamaban por la enésima sequía, o hablaros del frío, que como siempre en Madrid, se nos echa de golpe y porrazo. También de como el viento agita las ramas de los árboles que veo desde la ventana de mi despacho, ya más tintados de amarillo que de verde, mientras su gran estatura se recorta sobre un cielo gris plomizo, que refleja una luz pálida. O que mis gatos ya se acurrucan cerca de los radiadores, buscando el calor.
Pero todo ello no es más que el devenir cotidiano de un día de otoño, de un día del mes de octubre que da la bienvenida ya a noviembre, y no cabe más asombro, ni tampoco menos, por todo lo descrito que el saber que el tiempo transcurre en su orden correcto, las estaciones se suceden y que yo, un año más, veré caer las hojas desde mi ventana, y las veré nacer en primavera y lucir otra vez en todo su esplendor, en el ciclo maravilloso de la vida.
Y os lo contaré....

Sed felices


sábado, 22 de octubre de 2011

Virus.... (¡qué malita estoy!)


Están en nuestro derredor, en nuestras manos, en nuestra boca, en el aire que respiramos. Son como francotiradores que esperan el momento más idóneo para encontrar cualquier oportunidad: un estornudo, un apretón de manos, un beso, y entrar en nuestro cuerpo, en el que se replicarán a la velocidad del rayo, con la intención de doblegarnos. Y en breves horas nos veremos poseídos por ellos, como si de los diablos de Belcebú se trataran. Algunos son conocidos, y nuestros leucocitos, caballeros de alba armadura, que defienden nuestro organismo, los reconocen, y rápidamente atacan hasta machacarlos. Pero lo hay más retorcidos, que engañan y se disfrazan para no ser reconocidos: las mutaciones, que hacen que nuestras defensas tengan que luchar hasta la extenuación.
Esta noche, con nocturnidad y alevosía he sufrido el ataque de uno de estos invisibles seres, el de la gastroenteritis, que me ha mantenido durante horas humillada, de rodillas y con la cabeza en el inodoro.
En fin, que aquí me tenéis, rodeada de mantitas, agua de limón, y desconsuelo. Menos mal que no hay mal que cien años dure.....
Sed felices

jueves, 20 de octubre de 2011

Punto de no retorno


Parece ser que en aviación el punto de no retorno se refiere al momento en el que piloto no tiene más remedio que continuar con el despegue, ya que se esfuma la posibilidad de frenar, al no haber ya suficiente pista para la velocidad existente.
Tanto en la vida como en los negocios también puede aparecer esta circunstancia, en la que ya no hay posibilidad de arrepentimiento ni de marcha atrás. O se tira para arriba o el riesgo de acabar destrozado es grande.
Pero para llegar a ese punto se ha tenido que recorrer pista, camino y calcular si se tiene la fuerza suficiente, lo mismo que un avión, cuyo piloto habrá valorado condiciones atmosféricas, combustible, potencia del motor....En la empresa o en la vida, aunque una pequeña parte del éxito se basa en la oportunidad o la suerte, es el cálculo del riesgo y de nuestras fuerzas las que nos hacen conseguir el objetivo.
Si no se está seguro de poder despegar, mejor volvamos al hangar, revisemos nuestro motor y seguro que podremos en otra ocasión elevar el vuelo con la seguridad del éxito.

martes, 18 de octubre de 2011

Pantys y tacones


Parece que el otoño va tomando carta de identidad. Cuando el frío comience a ganar las calles empezaremos a tener que cubrirnos las piernas, bien con pantalones, bien con los clásicos pantys. Hoy me he comprado dos pares de éstos últimos , negros y beis.
Recuerdo la primera vez que mi madre se los puso. Atrás quedaban las medias y su incomodidad de llevarlas, con los clásicos enganches. También me vienen a la cabeza primeros que tuve, ya adolescente, de color marfil, tan finos y suaves, tan distintos a los leotardos de lana, gruesos y que picaban.
Me gusta la combinación de los pantys y los tacones. Me parece imprescindible para muchas ocasiones , y sin lugar a dudas, hacen las piernas muy atractivas, si se sabe elegir bien. Sólo hay algo que me crispa. Las famosas carreras, que se producen en el momento más inconveniente: cuando vas a una cena importante, a una boda, a una reunión de negocios. Y esta irritación sube de manera desmedida cuando alguién, creyendo que te hace un favor, y siendo imposible remediarlo, te dice de manera amable:
- ¿No te has dado cuenta? Te has hecho una carrera.
Recomiendo, por ello, un par de emergencia en el bolso. Una carrera en las medias puede destrozar el ánimo de la más pintada
Hoy me apetecía hacer una entrada, algo más frívola de lo habitual, sobre una prenda que me acompañará los próximos meses, seguro. Mis piernas iniciarán en breve su hibernación, ocultas tras la piel suave de los pantys que las guardarán del frío, pero sin perder, en mi opinión, elegancia cuando les acompañen unos tacones.

Sed felices

domingo, 16 de octubre de 2011

Equilibrios


Sobre la mesa estaba la lista con los pros y los contras. Era un sistema que siempre había utilizado para tomar decisiones, pues le parecía justo y ponderado. Lo más parecido a un balance contable. Cuando la fila de los pros lanzaba el resultado más positivo, la decisión era fácil. Si por el contrario, era la lista de inconvenientes la que arrojaba un número más abultado, desestimaba la opción. De esa manera, tomar el camino más conveniente era sencillo.
Pero aquel día fue distinto. Sus ojos miraban las dos listas, repasando una y otra vez las razones, los argumentos en una y en otra. Su mente racional por primera vez chocaba con sus sentimientos. Una decía que no había ninguna otra posibilidad lógica de decidir que la que mostraba el papel. Pero sus sentimientos se negaban a aceptarlo.
Siempre había entendido que la vida era una cuestión de equilibrios, como en una balanza. Si un platillo caía respecto al otro era porque su contenido había dejado de tener peso frente a lo demás.
Entonces, ¿Por qué esta vez se negaba a aceptarlo?
Sus ojos quedaron fijos en el papel durante un tiempo que le pareció interminable mientras un montón de imágenes y sensaciones se agolpaban en su cabeza. Luego, lentamente suspiró, lo cogió, lo volvió a leer despacio, muy despacio y después tachó una de las listas.

Sed felices

viernes, 14 de octubre de 2011

Pues que se ponga el muerto...


Desde hace días intentamos dar de baja el teléfono de casa de mis padres. La señorita, o mejor dicho las señoritas(bueno, también ha habido algún "señorito") que atienden a los clientes , pues han sido varias por las que hemos pasado en nuestro peregrinaje, insisten que la baja debe de pedirla el titular.
- Qué más quisiera yo- les he respondido en todas ocasiones con voz compungida- pero resulta que mi padre falleció en junio.
- Pues entonces que mande un fax- me contesta automáticamente la señorita de marras.
- ¿Perdón?-balbuceo sin que me quepa el asombro.
- Le digo- me vuelve a responder con la misma paciencia con que se habla a un niño o a un idiota- que si no puede hablar con nosotros, que mande un fax, con el DNI, a mano y diciendo las razones por las que desea la baja....
- Pero, pero....no les estoy diciendo que ha muerto!!- acierto a decir una vez que salgo de mi perplejidad.
- Si, yo la comprendo, pero es necesario que el titular....- No escucho más y cuelgo.
¿Quién se ha vuelto loco? ¿En que momento la circunstancia de estar muerto no es una excusa suficiente para no poder llamar por teléfono o mandar un fax?
En fin. Me voy a comprar un tablero OUIJA, invocaré el espíritu de mi padre y volveré a intentar tramitar la baja.

Sed felices.

miércoles, 12 de octubre de 2011

"El perro del hortelano....


....que ni come berzas ni las deja comer a su amo...."
Este dicho célebre, algunos autores dicen que refrán sefardí, retrata el comportamiento de algunos que, para mi desgracia, se han cruzado últimamente en mi camino.
No hay comportamiento, en mi opinión, más mezquino. Porque no es el afán de aconsejar lo que conduce a estos individuos, sino un sentimiento subyacente de critica destructiva y sobre todo de frustración, un " si no es para mí, no es para nadie".
Y lo peor es que ni siquiera ellos son felices. Su amargura le consume ante la impotencia de conseguir lo que quieren, y de rechazo amargan la vida a los demás, corroídos por la envidia de no poseer, de no poder alcanzar aquello que otro tiene, y que, a pesar de su mediocridad, creen ser merecedores. Y entonces, sin que medie más que ese objetivo de que a mi me saquen un ojo para que a ti te saquen los dos, se dedican a machacar, a marear, a socavar, hasta producir el más absoluto agotamiento.
Pero esto no es fruto de hoy en día, sino consustancial a algunos seres humanos desde los albores de los tiempos. Ya lo retrató de manera inmejorable Lope de Vega en su comedia homónima:

"....luego que tratamos de esto,
si cuando ve que me enfrío
se abrasa de vivo fuego,
y cuando ve que me abraso,
se hiela de puro hielo?
Dejárame con Marcela.
Mas viénele bien el cuento
del Perro del Hortelano."

Sed felices

lunes, 10 de octubre de 2011

El dedo y la luna


Dice un aforismo: "Sólo a un tonto le señalas con el dedo la luna y mira el dedo".
La primera vez que lo oí necesité unos momentos para reflexionar, tras los cuales me dí cuenta de lo acertado de la afirmación.
Hay quienes se quedan siempre en la anécdota, en el ras de las cosas, huyendo de encontrar más allá razones o consecuencias. Son aquellos que si te ven triste te dicen: "Venga, no estés así, mujer", sin preocuparse por las causas que te han llevado a ese estado de ánimo.
Aún temiendo ser criticada por mis amigos, y habiendo excepciones, suele ser una reacción más masculina que femenina, quizá porque las mujeres necesitamos llegar más al fondo del asunto, aún a riesgo de complicarlo.
No dejo de reconocer que a veces es admirable la capacidad de algunos de quedarse en la superficie de las cosas, sin tener necesidad de saber, de conocer o de intentar comprender. Y para remate, últimamente encuentro a muchos que no ven ni el dedo, !!Cómo para ver la Luna!!

sábado, 8 de octubre de 2011

Cualquier parecido con la realidad....( sólo es un cuento)


Érase que se era un Consejo de gobierno que se enfrentaba a la dura tarea de cuadrar los Presupuestos. La crisis económica había convertido las hasta entonces boyantes arcas, en exiguos cajoncillos medio vacíos.
Los doce miembros, personas a las que se suponían inteligentes y capaces y sobre todo responsables, se sentaron con cara de circunstancia alrededor de su presidenta con el encargo de recortar los gastos.
Sobre la mesa estaba la pregunta: ¿de dónde?.
Las voces se alzaron una a una.
-De propaganda no se puede recortar, debemos mantener nuestra imagen ante la ciudadanía.
-De servicios e infraestructuras tampoco. Nuestros amigos, aquellos a quienes les hemos dado las concesiones, dependen de nuestro dinero.
- Ya hemos recortado en políticas de empleo, en sanidad....
La voz de la presidenta se oyó sobre los comentarios de sus consejeros, con ese deje entre dicharachero y autoritario que la caracterizaba:
- A ver, majetes. Yo lo tengo claro. Después de dos legislaturas haciendo de nuestra capa un sayo con los presupuestos en educación y los conciertos, si metemos un tijeretazo a la educación pública, no creo que tenga mayores consecuencias. Hemos vuelto a ganar por mayoría absoluta y eso nos legitima. Además, si se quejan, con decir que los profesores son unos privilegiados, les callamos la boca....
Los doce consejeros miraron a su lideresa con admiración. ¡Como había dado en clavo!. ¡Qué importaba recortar en la educación pública! Hicieran lo que hicieran, saldrían de rositas, como siempre. Las elecciones así lo habían reafirmado.
Salieron uno a uno de la sala, quedando a solas la presidenta y la consejera de Educación. Sólo cruzaron dos palabras:
-¿Cuántos?
- Tres mil.
Y ambas sonrieron..
Colorín colorado, todavía este cuento no ha acabado.

Sed felices

jueves, 6 de octubre de 2011

Bolsos


El móvil suena insistente. Abro el bolso y echo la mano al lugar donde lo suelo poner. ¡M...! Ahí no está. En su lugar encuentro dos bolígrafos, uno del banco y otro de una empresa que no reconozco, junto a un lápiz de labios color fresa que hacía meses buscaba. El ring, ring machaca mis oídos mientras mis dedos rebuscan nerviosos. En qué hora se me ocurriría comprarme un bolso tan grande. Toco la funda de dos pares de gafas, las de sol, que por cierto me quedan monísimas de la muerte y las de ver de cerca, pena de presbicia. Y nada. Parece mentira. Me paro en medio de la acera y determino apoyarme en el capó de un coche para buscarlo mejor. En ese momento el teléfono calla. Ha saltado el buzón de voz. No obstante, la curiosidad de saber quien me ha llamado hace que persista en mi búsqueda. Saco la agenda, un paquete de pañuelos de papel, las susodichas fundas de gafas, dos cartas del banco, las llaves del coche, las de mi casa y las de casa de mi madre, el monedero, los dos bolígrafos, un cepillito de pelo, que nunca sabe una cuando tiene que atusarse, el pintalabios fresa y otro de color pálido que he cogido esta mañana para repasarme si me hace falta, y una pasmina, que ya refresca por las mañanas....y por fin, en uno de los pliegues, aparece el dichoso móvil. Inicio el proceso contrario, de reubicar todo otra vez en el interior. Acabado de recolocar todo, miro de quien es la llamada perdida, al mismo tiempo que suelto un improperio. Mi compañía telefónica me informa que tengo mil minutos de llamadas gratis.....

Sed felices.

martes, 4 de octubre de 2011

¡Cuidado con lo que subes a Facebook !


¿Sabemos quién nos lee cuando hacemos las entradas en Facebook? ¿Es posible que cuando contamos que nos vamos a Mercadona, los rateros, especialistas en moverse en las redes sociales y captar mensajes de ilusos e ignorantes internautas estén esperando la ocasión para asaltar nuestra casa? ¿O existirán bandas de secuestradores que nos acecharán en los aeropuertos cuando comunicamos que vamos a coger tal o cual vuelo?.
Bromas a parte, no cabe duda que las entradas que aparecen en los perfiles de Facebook son variopintaa y airean parte de nuestra intimidad.
Desde los que te cuentan pormenorizadamente cada detalle de su vida privada: lo que comen, cuando se duchan o que marca de dentífrico usan y los platos que cocinan, hasta aquellos cuyo pudor les lleva a comentar sólo detalles de su vida pública o profesional, y que les produce rubor la falta de vergüenza de algunos "facebookeros".
Seamos sinceros, para estar en las redes sociales hay que tener un puntillo de exhibicionismo. Tan expuesto es contar que te has hecho las ingles brasileñas, como colocar un link de tu web personal en la que cuentas tu vida y milagros, con fotos de acompañamiento del día de tu comunión o de adolescente de los setenta.
Pero al fin y al cabo, eso es lo que tiene gracia ¿no?.
Sed felices.

domingo, 2 de octubre de 2011

Otros ojos


Se había acostumbrado a mirarse en esos ojos claros, de pestañas doradas, mansos y tiernos casi siempre, aunque capaces de endurecerse ante la ira. Se reflejaba en ellos de la misma manera cotidiana con que se contemplaba en el espejo todas la mañanas, sin sorpresas, con la rutina que nos ofrece la normalidad.
Quizá por ello, porque sus pertrechos estaban preparados para otras guerras, no pudo sustraerse al imperioso imán de esos otros ojos, oscuros como las aguas del Estigia, la primera vez que los vió. Luchó con todas sus fuerzas para salir de su órbita, pero ni el más grande astro que circunda el universo era capaz de tener tal capacidad de atracción.
Eran pupilas de pasión , de promesas de fuego eterno. De ese mismo fuego, se decía, en el que deben arder los condenados al Infierno. Y aún sabiendo que serían su perdición, se dejó caer en el abismo de esos otros ojos, sin importarle nada más que descubrir sus profundidades.

Sed felices.

viernes, 30 de septiembre de 2011

A través del espejo


Mucho menos conocido que su viaje al País de las Maravillas, Alicia, el personaje creación de Lewis Carroll, se traslada al otro lado del espejo, en el que las cosas se encuentran al contrario.
Los espejos siempre han supuesto un punto de atracción para las personas. Ahí podemos ver nuestro reflejo, podemos constatar nuestras facciones, las que sólo conocemos por referencias ajenas.
También en muchas creencias se han tenido como puertas a otras dimensiones, a otras realidades.
Pero el espejo también es engañoso. Lo que está en un lado aparece invertido, es decir, se sitúa en el lado contrario al que nosotros conocemos, aunque aparentemente real.
Debo confesar que últimamente me siento un poco como Alicia, como si hubiera cruzado al otro lado de un espejo, y viera como ciertas cosas que me parecían sólidas y reales han mutado en otras que me parecen absurdas. No hablo de Reinas Blancas, ni de unicornios o leones. Hablo de valores, de principios, de todo lo que han sido los fundamentos de nuestra sociedad y que se están perdiendo abducidos por una crisis que nos está transformando en un reflejo grotesco de un espejo a punto de hacerse añicos.

Sed felices.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Zombie


Suena el despertador a las siete, y los ojos se le abren lentamente, sintiendo ya en la boca del estómago la desazón del nuevo día. Incapaz de saborear el café, lo ingiere del tirón, para empujar la magdalena que ya se le ha hecho una bola en la garganta.
Antes de salir por la puerta, se mira en el espejo del hall, contemplando las bolsas de los ojos y el rictus amargo de su boca, los hombros caídos, la mirada apagada....
Al salir a la calle es incapaz de apreciar el sol, que luce resplandeciente, a pesar de haber entrado ya el otoño, ni el frescor de la brisa, que le roza el rostro.
La angustia persiste y la intenta acallar con un cigarro, que apura nervioso antes de entrar en el metro.
Las estaciones se suceden en con el ritmo cotidiano, como es cotidiana la indiferencia con la que contempla todo lo que le rodea, ensimismado en su propia inercia.
Al llegar a la oficina, suelta el maletín en su mesa, enciende el ordenador y observa los informes que tiene que tramitar. Mira a su compañera, que le sonríe, y piensa en las razones pueden haber en una mañana de lunes para sentirse contento, cuando el único objetivo es que el tiempo pase deprisa y lleguen pronto las tres
Coge el primer expediente, y suspira diciéndose que la vida es un asco, sin saber que él ya está muerto.

Sed felices

lunes, 26 de septiembre de 2011

Tánger: colores y aromas


Un viaje relámpago a Marruecos, a la ciudad de Tánger. Cuarenta y ocho horas de colores y aromas. Esa es la impresión que en mi retina ha dejado este fin de semana con amigas.
Dos días en los que el azul del mar, en la encrucijada que supone el estrecho de Gibraltar, donde se besan el Mediterráneo y el Atlántico, se vuelve intenso, se convierte en el añil que adornan las paredes de la ciudad de Assilah, que junto con el blanco de la cal se convierte en un ascua de luz reflejando el sol.
Luego la explosión de color de las tiendas de los zocos, en donde las chilabas, las babuchas, las mantas, los turbantes, transforman las calles en un arco iris tras otro.
Pero lo que más impronta deja en la memoria es el olor de las especies. La cúrcuma, el cilantro, el laurel, la nuez moscada, la manzanilla, la rosa mosquera, la canela....
Colores y aromas que, en mi recuerdo, construyen sensaciones acogedoras y agradables, que confluyen en una tienda de los nómadas, en la Medina de Tánger, rodeada de seda, lana, fibra de alóe vera en forma de colchas, mantas, tapices, bebiendo té de menta muy despacito, mientras el mundo sigue girando fuera, y que se resume en una palabra en árabe con la que te despides: saja !, calma y paz.


Sed felices. Saja!

jueves, 22 de septiembre de 2011

Sabiduría oriental


Que la concepción de la vida es distinta en Oriente y Occidente es algo palpable y secular. Se ve en todas sus manifestaciones: artísticas, literarias, filosóficas.
No sé si serán mejores o peores que las nuestras, son diferentes.
Hace ya un tiempo descubrí un tipo de poema que me fascina. El haiku. Un poema de tres versos que tradicionalmente describe fenómenos naturales, estaciones del año o la vida de la gente cotidiana. Pero lo que más me gusta del haiku es ese poder plástico y fonético al mismo tiempo, en donde las palabras primero suenan y luego construyen una imagen. Y te producen diversas sensaciones sin que tengas que esforzarte en comprender. Se engarzan en el pensamiento y luego pasan al entendimiento.
El más importante de los poetas de haiku es Matshuo Basho. Su poema de la rana es famoso. Para nuestra mentalidad occidental, seguro que puede ser hasta pueril:

El viejo estanque;
la rana salta
Plop

Pero detrás de esa especie de obviedad está la capacidad de observar hasta el más pequeño detalle de la naturaleza y procesarlo como el más grande de los acontecimientos dentro de una armonía natural en la que el ala de la mariposa puede producir un terremoto al otro lado del mundo.
Os animo a leer haikus. Es un gran ejercicio mental

Sed felices.


martes, 20 de septiembre de 2011

Para Elena....


Estas dos palabras encabezan la dedicatoria de un libro de poesía. De un libro de poesía que he recibido como regalo en esta mañana, en un momento y un lugar que no esperaba. Así son los regalos que más nos ilusionan: inesperados. Y la mañana se ha llenado de belleza en la voz del autor que, con el sentimiento que fluye cuando se aman las palabras, ha recitado dos poemas.
Y la mesa de la cafetería en la que estábamos sentados se ha llenado de sensaciones y este día de septiembre se ha iluminado con la luz de la poesía.
"Para Elena..." Así ha sido. Para mí.
Qué afortunada soy de estar rodeada de personas sensibles e interesantes , y que además son tan generosas que no se lo guardan para sí y lo comparten.
Nuestra cita era una reunión de trabajo, sí. Y hablamos de proyectos y de acciones. Pero cuando íbamos a dar por concluida la reunión, surgió la lectura de otros versos.
¡Que importa que sea martes!

Sed felices.

domingo, 18 de septiembre de 2011

¿Y hoy sobre qué escribo?

La verdad es que pocas veces me sucede, pero hoy me siento frente al teclado con la intención de contaros algo y nada, que nos se me ocurre sobre que escribir. ¿Contaros mi día? Uf! Pues para ser domingo muy poco disfrutado por tener que presentar mañana un proyecto, que a ver si cuela y nos saca de pobre. El resto poco más. No he olido la calle.
Sé que hace viento porque las ramas de los árboles que veo desde mi ventana se mueven con gran fuerza. Se ve que el otoño ya está llamando a la puerta...sí, mirad, hay unas hojitas que tienen color amarillo ya. Hasta hace un rato he oído a los chiquillos jugando al balón en la plaza, pero ahora hay una gran silencio...¡Espera! Claro! Si es que juega España la final de la Eurocopa... ¡Vaya empanamiento el mío! Ni me acordaba. Llevo abducida por el ordenador cinco horas.
Bueno, pues desciendo al planeta Tierra, y casi que acabo. Siento no haber escrito algo más interesante, pero hoy no ha sido un día de tacones, sino de chanclas, trabajo y ropita cómoda.
Me voy a ver el baloncesto

Sed felices.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Palabras que callan


Cuantas veces hablamos para callar. Tapamos con sustantivos, adjetivos, verbos aquello que tememos decir o aquello que creemos que nuestro interlocutor tiene miedo de escuchar.
¿Por qué cuesta tanto decir aquello que queremos decir, aquello que nace de dentro y que se queda al otro lado de los dientes? Incluso tragamos saliva, en un intento de arrastren esas vocales, esas consonantes que deberíamos dejar fluir.
Palabras para no decir. Palabras que suenan a música, pero que detrás no esconden nada más que eso, estética. Palabras que se cuelgan de nuestros labios y vuelan y flotan como esas pelusillas de los molinillos, leves, suaves, que nos distraen del fondo de la cuestión. Palabras políticamente correctas que disfrazan de eufemismos aquello que no suena bien. Palabras de veinte sílabas para decir lo que diríamos en una. Palabras que rellenan un folio, para decir lo que cabe en una línea.....
Las palabras dan forma a nuestro pensamiento, dicen. Pero cuántas veces lo que hacen es disfrazar aquello que estamos pensando.
Palabras, en fin, para callar aquello que sentimos.

Sed felices

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Pelusas


Siempre me ha intrigado saber como se forman las pelusas. De pequeña, quería creer que debajo de la cama vivían unos extraños enanitos que tejían por la noche los pequeños ovillos de pelusas que producían en los nervios de mi madre un efecto devastador:
- Barra lo que barra, no paran de salir pelusas- clamaba, mientras con vigor arrastraba la escoba debajo de los muebles y extraía esas diminutas bolitas que se movía con el menor soplo de aire.
Confieso que en alguna ocasión llegué a ponerme de rodillas, mirando bajo la cama o el sillón , esperando ver las pequeñísimas tejedoras de pelusas.
Un día supe que era una consecuencia del polvo, pelos y electricidad estática.
Cuando ya tuve mi casa, tomé el relevo de la lucha contra las pelusas que, teniendo en el hogar gatos, adquieren a veces un tamaño espectacular, y en ocasiones no sé si barrerlas o adoptarlas. Además el ventilador produce un curioso efecto sobre ellas. Las convierte en remedo reducido de esos bolondrones que vemos en las películas del oeste cuando alguna cruza majestuosa el salón.
De todas maneras, confieso que prefiero a veces pensar que son el fruto de duendes tejedores que de una mezcla de polvo y pelos de mis gatos. Y quizá por eso paso con cuidado el cepillo por debajo de la cama.
Sed felices.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Instantes


Reflejan miradas, posturas, sonrisas, abrazos y besos.
Reflejan paisajes en los que los árboles ponen el fondo o las agujas de las catedrales se elevan al cielo.
Reflejan estrellas, nubes o el momento en el que sol se funde con el mar.
Reflejan a padres, hijos y nietos, amores presentes y amores perdidos.
Reflejan belleza y a veces espanto.
Reflejan el triunfo y también la derrota.
Reflejan la vanidad y la nostalgia.
Son aquellos instantes capturados entre las cuatro esquinas de una fotografía, en nuestro imposible afán por atrapar el tiempo.

Sed felices

sábado, 10 de septiembre de 2011

Extraña pareja


Ella es morena, casi color chocolate, aunque con un matiz dorado, y dulce, muy dulce. Hay quien dice que incluso empalagosa. También chispeante, capaz de producirte cosquilleos en la tripa. Amiga de la moda, cambia bastante de aspecto. Se adapta fatal al calor y prefiere estar fresquita. Su origen es del otro lado del charco, pero se adapta a distintos ambientes con facilidad.
El es más rudo, algunas veces incluso se le puede tachar de bronco, de peleón. Su origen rural, campesino y su permanencia grandes temporadas en sitios cerrados, le hace tener un carácter intenso. En ocasiones puede producir grandes dolores de cabeza.
Ambos tienen un importante recorrido y pocos habrían apostado porque llegaran a ser pareja. Ella, sobre todo, ha coqueteado y coquetea con otros. Él, algo más selectivo, no se deja emparejar fácilmente, y tiende a caminar en solitario.
Parece ser, o por lo menos eso cuentan, que se conocieron en una cuadrilla del País vasco hace más de treinta años, y se convirtieron en una pareja, extraña sí, pero que era aceptada por muchos. E incluso, como tal duo, les bautizaron con un nombre original: Kalimotxo.
Anoche, cuando en la caseta de las Fiestas de mi localidad, servía los famosos "minis" de esta bebida, pensaba en el primero que se le ocurrió mezclar coca-cola con vino...
En fín, la necesidad crea a veces raras parejas de cama.

Sed felices.