jueves, 20 de septiembre de 2012

Las nieblas de Avalon (el Alzheimer)

Hoy he asistido a la presentación del libro de mi, voy a considerarle amigo, sí, de mi amigo Alberto Ávila Morales, "Para Isabel, gritos de amor contra el Alzheimer". Este poemario está dedicada a una persona muy cercana a él, afectada por esta enfermedad, que sume en el olvido a quien la padecen, como  las nieblas cubrían la isla de Avalon, y somete a un gran sufrimiento a aquellos que tienen que atenderles.

Hace un tiempo, tuve la ocasión de preparar el material para unos cursos programados para cuidadores de personas dependientes. Dentro del material , recuerdo un video que visioné de un hombre cuya mujer padecía esta enfermedad que teje telas de araña en la mente de las personas. Tenía una pared llena de fotografías de sus hijos y de sus nietos, que miraba todos los días y de los que sacaba fuerzas para seguir cuidando a su esposa y no caer en la desesperación y desear la muerte de ambos.

No puedo saber lo que se siente cuando alguien a quien tú amas, a quien tú quieres va cayendo en ese pozo sin fondo , dejando los jirones de los recuerdos colgados de sus paredes. No concibo que yo misma pueda llegar a no reconocer la cara de mis hijos, el tacto de quien me ha amado, la sonrisa de mis amigos, mi propio nombre.

La ausencia de recuerdos es la forma más cruel de asesinato, porque es la pérdida de la propia vida. Y en este caso, el asesino viene de la mano de un nombre alemán, el del médico que lo descubrió.

Mañana es el día en que se recuerdan a los enfermos de Alzheimer y sus cuidadores. Nosotros, que todavía podemos,  no debemos de olvidarlo

Sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario