jueves, 14 de marzo de 2013

Vientos favorables

El tiempo avanza impulsado por un viento inexorable. En mi última entrada hablaba del Encuentro de Escritores y, ya ayer, lo hemos clausurado. El trabajo, la gestión de muchos meses se consumió, eso sí, en olor de multitud, en unas breves horas. Ya lo decían los latinos: tempus fugit.
También ayer, recibí mi primera novela, Como el viento en la espalda, físicamente, y  pude tocar, abrir y contemplar como el trabajo de tantas semanas, de tantas palabras vertidas, de tantos sentimientos se encontraba entre esas trescientas páginas.
Me parece mentira que hayan pasado ya tantos meses desde que la que comencé, casi como un pequeño relato, en el que sentimientos trasformados en sustantivos, verbos, adjetivos, han hecho brotar esta obra.
Ahora preparo su puesta de largo, a un mes vista, el 16 de abril, en la que tendré la oportunidad de disfrutar del encuentro con mi familia, con mis amigos, con mis vecinos. Y lo veo lejos y cerca a la vez, por el el tiempo, seguro, se irá en volandas.
Yo tengo novela, los católicos nuevo papa, con nombre de emperador- ¿casualidad?- y los que se han visto amenazados, o sea todos,  o directamente afectados por los deshaucios han recibido la buena noticia desde la U.E de que la ley hipotecaria española es abusiva.

Y pronto llegará la primavera. Tempus fugit.

Sed felices y que os empujen vientos favorables.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu libro, y por esta simpática entrada.
    Te deseo toda la suerte del mundo con su publicación.
    Un fuerte abrazo y como dicen en el argot teatral.
    que tengas "mucha mierda" el día de su puesta
    de largo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta encontrar tus palabras al pie de mis post. Gracias,Paco. Abrazos

    ResponderEliminar