domingo, 14 de junio de 2015

De poesía, política y la generosidad de la vida.

Me siento tarde a escribir esta entrada semanal subida a mis tacones. Un fin de semana muy intenso ha sido la causa de este retraso.

Podría, por ello centrar las palabras en la presentación de mi primer libro de poemas, Momentos de Arena y hielo, que me cumplió con todas mis expectativas y  me llenó de cariño de mi familia. amigos y lectores. Una velada maravillosa que nunca podré olvidar y que ha dejado en mi un poso profundo, cálido e indeleble.

O podría, a través de mi otra vertiente, la política , comentar la constitución de los nuevos ayuntamientos y comunidades autónomas. Centrarme en ese baile de de apoyos en un lado y otro que, para mayor gloria de los progresistas, se han traducido en el adiós de malhallados personajes que ha abandonado las poltronas después de haber saqueado, como auténticos piratas, las arcas pública.
 
Pero en este domingo que ya va llegando a su fin parece que las palabras, mis fieles compañeras, han determinado relajarse y han decidido que ellas necesitan un merecido descanso. Por eso esta entrada será escueta, magra, sin más pretensión que la de seguir con este vínculo creado hace ya cinco años y que para esta escritora ha sido el acicate más importante para seguir escribiendo.

El sol va declinando y dentro de unas pocas horas las noche se hará dueña de nuestras vidas hasta el amanecer. Entonces seguro que nuevos horizontes se abrirán para quienes como yo han decidido que la vida es muy generosa con quienes no se quejan de ella, sino todo lo contrario.

Mañana será otro día.



Sed felices.

2 comentarios:

  1. Amanece.
    El sol sale tímidamente entre las montañas.
    Después se marchará y llegará tu amiga la luna, protagonista de innumerables entradas.
    El sol y la luna. El día y la noche.
    Y vuelta a empezar.
    Nuevos ingredientes se apuntan a la fiesta.
    Arena, hielo, playa, mar...
    ¡Felicidades por el nuevo poemario!

    ResponderEliminar