sábado, 6 de julio de 2013

Calores, masturbaciones y crímenes

Que el calor me obnubila es un hecho. Por eso, cuando vi ayer un titular en el que un grupo de ultracatólicos  pedía que se equiparara la masturbación a un crimen, a una forma de aborto, sinceramente pensé que alucinaba pepinillos por las altas temperaturas.
Haciendo de tripas corazón- me encanta esta expresión de intercambio visceral- acometí una inmersión en el artículo que, todavía, me produjo más pasmo, pues se catalogaba a los espermatozoides de potenciales portadores de alma.
De esto deduje dos cosas. Una, que para estos talibanes pro vida  la actividad masturbatoria es eminentemente masculina-el machismo hasta el límite-, y por otro lado, que no se pueden decir más barbaridades que las dichas por ellos. Reproduzco el siguiente párrafo, que no tiene desperdicio, de Alicia Latorre, miembro de ese colectivo:

“La masturbación es criminal porque inicia al sujeto en un espiral de perdición: sabemos que de la masturbación es fácil pasar a la soledad compulsiva, a la actividad criminal, a las violaciones, a la corrupción, a la drogadicción y finalmente al ateísmo”- y continúa-“La masturbación será tipificada como asesinato doloso potencial, el crimen atroz que representa esa abominación a los ojos de Dios. De la misma manera la polución nocturna debería considerarse un asesinato culposo potencial”.

¿Ante esto qué podemos decir, qué podemos hacer? ¿Reir, llorar, mandarla a esta mujer un vibrador para que se de una alegría al cuerpo y deje de estar tan amargada... ?

Verdaderamente es patético que haya sectores que sigan viendo las prácticas sexuales más naturales como algo abominable, mientras justifican otras muchas injusticias y siguen con su principio de a Dios rogando y con el mazo dando.

Tendremos que andarnos con cuidado, no sea que le den ideas a Gallardón y corra a
modificar el Código penal, considerando delito "hacerse unas pajillas", como diría nuestro querido Torrente.

En fin, mientras tanto, que cada uno apague sus calores, los de dentro y los de fuera como le de la gana, y a los reprimidos, ni agua.

Sed felices.

2 comentarios: