domingo, 11 de abril de 2021

¿Existen los amantes pluscuamperfectos?

 Una de las cuestiones que más curiosidad ha despertado respecto a mi nueva novela es su título. De hecho, han sido muchas las personas que me han hecho llegar sus reflexiones entorno a él.

Respecto a esto,si me permitís, mis queridos lectores, cierta falta de humildad, tengo fama de ser una escritora que maneja bien los títulos, ya sean de novelas o de artículos, incluso, en mi etapa  de gestora de eventos, los nombres de los mismos. En este caso, el juego con la palabra "pluscuamperfecto", que conocemos casi todos como el tiempo verbal que indica una acción que ha acabado antes de otra acción, se refiere a aquella persona que determina ir más allá de lo que entendemos por perfecto. 

Tender a la perfección no es algo que todo el mundo haga, empezando porque es difícil, como suele suceder en todo criterio humano, saber dónde se halla, y mucho menos en el amor. ¡Ay, el amor! Ese sentimiento que nos arrebata, que buscamos debajo de las piedras solo para sentirnos especiales o para cumplir nuestros anhelos y deseos, pero que, a pesar de ser un concepto universal tiene mil y una interpretaciones. Entonces, ¿qué sucedería cuando alguien intenta dar una vuelta de tuerca a lo que llamamos Amor? Si esa persona entendiera que con esas emociones que nos embargan cuando estamos enamorados no es suficiente y que no importa a dónde llegues si consigues unirte con quien adoras, sea cual sea el coste, quizá llegara a ser el amante pluscuamperfecto.

El protagonista de mi novela, el escritor Ricardo Alba, necesita alcanzar esa perfección, aunque el camino que transite esté lleno de intrigas, misterio, y, en ocasiones, horror. Siempre he dicho que en ocasiones el amor y el terror van de la mano (basta con ver las reacciones fisiológica que se acercan mucho). pero en este caso acaban convirtiéndose en un espejo.

Creo que no está del todo mal ser imperfecto, estar todavía en el devenir de moldearnos, de asimilar aquello que nos puede mejorar y que nos acerca a los demás. Por mucho que la "plucuamperfección" nos atraiga, hay puertas que, quizá, mejor no abrir.

Si queréis conocer más sobre "El amante pluscuamperfecto" ya sabéis: pedidos@ondinaediciones.com , y os lo haré llegar dedicado a casa.

Sed felices.


domingo, 4 de abril de 2021

De sueños y pérdidas

 No suelo tener pesadillas. Me refiero a esos sueño terroríficos que sí acudían a mí hace años, sobre todo en mi época de adolescente. Sin embargo, sufro sueños recurrentes en los que pierdo cosas tales como el coche- no sé en qué lugar lo tengo aparcado-, el bolso con dinero o, como esta noche, unos zapatos que necesitaba para una representación.

Obviamente, y porque es fácil y lo tenemos todos a mano, buscas información en internet y lo que te cuentan es que soñar con pérdidas es, más o menos, que te encuentras en una encrucijada en la que no te hallas del todo, en la que te sientes inquieta, en la que buscas un cambio. Es posible, la situación que nos rodea no podría generar sueños menos complicados.

Hoy hace un espléndido día de primavera, una mañana aún fría, pero que promete una tarde de agradable paseo. Sin embargo, si una tiene la tentación de asomarse a las noticias, a la realidad circundante, el panorama seguirá siendo el mismo: elecciones, pandemia, cifrás, contagios, encuestas... Raro es, entonces, que la inquietud no haya tomado al asalto el descanso nocturno. 

Quienes me conocéis un poco más de cerca, queridos lectores, sabéis que suelo ser mujer a la que el ánimo no le falta, pero últimamente me siento un poco perdida, como ese coche, esos  zapatos o ese bolso de mis sueños.  A pesar de que una parte de mí gusta de la aventura y la improvisación, otra parte- y así es como he podido gestionar familia, trabajo, política, arte, literatura- ha necesitado siempre saber que tengo el control... Hasta hoy.

Estoy cansada, creo que eso, simplemente. Cansada de no ceder al desánimo, a la tentación de reconocer que mi vida nunca será la misma y que he de doblegarme a un entorno a veces hostil, en el que los valores, mis cimientos para crecer como persona y que comparto con muchos de vosotros, son manipulados y retorcidos en intereses espúreos. Sí, estoy cansada de no ceder al miedo, incluso a ese universal de la enfermedad y la muerte, para que no me arrebate ni un solo instante de vida.

Por eso, cuando llega la noche, mi inconsciente se rebela y decide introducirme en esos paisajes extraños en donde me esconde aquello que necesito, en un tránsito onírico que me causa, en ocasiones, angustia. Es posible que sea cierto, pues a veces me siento un poco verso suelto ante las situaciones que se me plantean cada día, fruto de un inconformismo que los años no han logrado apaciguar. 

No obstante, seguiré soñando, dormida y, sobre todo, despierta, para poder sobrellevar este largo camino en el que  pierdo cosas o me pierdo yo.

Sed felices.

domingo, 21 de marzo de 2021

No se trata de tí o de mí, se trata de Madrid ¡En serio!

 ... "Y sin haberlo deseado, me ha salido un pareado"

 

Pues sí, un pareado con el que quiero poner de manifiesto la transcendencia, la importancia, la magnitud del reto al que nos enfrentamos el 4 de mayo. Isabel Díaz Ayuso ha disuelto la Asamblea para evitar, según ella, la inexistente  moción de censura que planeaba sobre otras comunidades autónomas. otra mentira más de esta embustera compulsiva y de su círculo aznariano, que ve cierta posibilidad de un gobierno de ultraderecha si los votos le son propicios al PP y a VOX.

En mayo de 2019 el PSOE, con Ángel Gabilondo, ganó las elecciones regionales, pero no pudo gobernar por que el "trifachito" de Colón unió fuerzas y formó gobierno, algo legítimo, pero que ha supuesto que Madrid, con el gravísimo añadido de la pandemia, ha sido una de las Comunidades autónomas más dañadas, con una gestión nefasta en general, y de la Sanidad Pública, que ya venía tocada, rematada por el Covid 19. Recordemos que Ayuso ha sido incapaz de aprobar unos Presupuestos.

No se puede hacer peor que Isabel Díaz Ayuso, ni intelectualmente ni moralmente. Carece de absoluta ética personal y política: no hay más que ver como ha tratado a sus compañeros de gobierno, dándoles la patada de Charlot (de la dignidad de Ciudadanos para qué hablar).

Lo he dicho y repetido un millón de veces: no todos lo políticos somos iguales, vamos, ni parecidos. Podemos defender nuestra ideología, pero no hacer de la política un negocio o un corral para la involución que nos remonte al siglo XIX.

"Soso, serio y formal" es el eslogan con el Gabilondo arranca su campaña. Tres cosas que se le achacan- aunque de soso no le tacharía porque, como hombre inteligente tiene un fino sentido del humor-, pero que tal como está el patio se convierte en valores en alza. Necesitamos sosiego en la política, necesitamos el "tempo" para poder gestionar, necesitamos llegar a acuerdos para poder salir de esta crisis de la mejor manera posible. Y creo,  sinceramente, que necesitamos unas políticas progresistas para hacerlo.

Porque ya no se trata de ti o de mí, se trata de la región de Madrid, en la que hay dinero, pero tambiñen pobreza, falta de recursos y una merma cada vez mayor de los servicios públicos. Se trata de justicia y de igualdad.

Votar a Ángel Gabilondo es hacerlo por quien cree que la política es servicio a la ciudadanía, como lo creemos muchos; es apostar por el "nosotros" en vez de ese "ti" o de ese "mí".

Si cada voto cuenta en cada elección, esta vez es transcendental. Necesitamos el cambio, necesitamos Presupuestos regionales para salir de la crisis, necesitamos ayudar a la dependencia, la cultura, los servicios públicos...

El 4 de mayo no te quedes en casa, mi querido lector ( o vota por correo). Madrid te lo agradecerá. ¡En serio!

(Fotografía EL PERIÓDICO)

domingo, 7 de marzo de 2021

8 de marzo responsable y solidario

Mañana es 8 de Marzo: el Día Internacional de la Mujer  declarado por las Naciones Unidas en 1975. Dos años más tarde se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional. En Estados Unidos se celebra oficialmente tan solo desde 1994, a pesar de que es en aquel país donde se encuentran los orígenes de la conmemoración. ¿Por qué se eligió ese día? 

La explicación más verosímil se remonta a mediados del siglo XIX, en plena revolución industrial. El 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema 'Pan y rosas' para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.

Fue una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos, y distintos movimientos, sucesos y movilizaciones (como la huelga de las camiseras de 1909) se sucedieron a partir de entonces. El episodio también sirvió de referencia para fijar la fecha del
Día de la Mujer.

El capítulo más cruento de la lucha por los derechos de la mujer se produjo, sin embargo, el 25 de marzo de 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. La mayoría eran jóvenes inmigrantes de entre 14 y 23 años.

Estas reivindicaciones se han ido sucediendo, en los últimos años, en el 8 de marzo con manifestaciones tumultuosas que nos daban la dimensión de la respuesta social al tema de igualdad. Un tema al que aún le falta recorrido a nivel nacional y mundial.

Este año no se podrán celebrar esas manifestaciones,  pero no porque se criminalice el feminismo, sino por todo lo contrario, para que no se le utilice tal y como se hizo el 8 de marzo de 2020.  Criminalizan el feminismo aquellos que criminalizan el matrimonio de personas con el mismo sexo, la eutanasia, las vacunas, y un largo etcétera de derechos que son una amenaza para los intolerantes e intransigentes.

Hemos pasado tres olas de la pandemia terribles, sobre todo la última, en la que han muerto miles de personas. Ciudades, pueblos, regiones confinados perimetralmente  durante semanas para contener el virus. Ahora, junto con las vacunaciones, empezamos a ver algo de luz.

Creo que solo se trata de eso. De hacer un 8 de marzo responsable y solidario que ponga el foco en las mujeres, motor de la Historia y de la sociedad, muchas de las cuales han sido vaguardia en distintos frentes en la lucha contra el virus. 

Lo demás son posiciones políticas que a veces se alejan de la realidad y que solo ven el dedo que apunta.

(Fuente documental El Periódico)



sábado, 27 de febrero de 2021

Negacionismo y cansancio

 Se me ha ido febrero de entre las manos. 

Veo que mi última entrada fue el día 14 , el día dedicado al amor. Algunas cosas han cambiado, pocas, otras persisten tozudamente.

Un mes y una semana de confinamiento perimetral, sumergidos en esta burbuja de pandemia, que, a pesar de ser una cruda realidad, me mantiene, nos mantiene, sujetos a una especie de distopia que dura ya un año.

Durante este tiempo las posturas de muchos se han ido distanciando, llegando algunos a negar que esto sea tan grave, y poniendo encima de la mesa que no es otra cosa que una manera de controlarnos. Otros, también muchos, lo que estamos es cansados, cansados, precisamente, por no perder los estribos, por no abandonarnos a los fácil.

Creo que todavía no somos conscientes, por suerte, del todo del proceso que nos rodea. Hemos sido capaces algunos de desarrollar todo un amplio espectro de mecanismos de defensa para que, además del coronavirus, no nos ataque la desesperanza, la apatía, y para que nuestros  días no se llenen de toallas tiradas por abandonar el combate.

Yo también, lo reconzco, mis queridos lectores, estoy cansada. Hay días, que como digo en uno de mis poemas, todo se convierte en basto paño húmedo puesto a secar en un tendal de tedio... Pero entonces sucede un pequeño milagro: oigo cantar a un mirlo, veo como las primeras flores, las de los prunos, comienzan a asomarse, contemplo los árboles con algunas yemas que pronto serán hojas, alguien me dice que me quiere, oigo la voz de Leyre dándome los buenos días.

Entonces me aferro a esa vida que se me ofrece (otros la han perdido, desgraciadamente) y pienso qué derecho tengo a negarme la oportunidad de seguir adelante, mientras las fuerzas no me falten. Y me siento ante el ordenador y os escribo, como llevo haciendo más de diez años, para contaros estas cosas, y otras, y mantener estos extraños pero apretados lazos de amistad.

Negar la realidad no sirve de nada. Aprender de ella para saber más de nosotros soporta ese cansancio que nos tienta a abandonar la batalla y darnos por vencidos
.

Sed felices.

(Foto: Elena Muñoz)

domingo, 14 de febrero de 2021

Tres sonetos para celebrar el Amor

El soneto es la composición poética por antonomasía para hablar de amor. Algunas aprendizas, aún, de poeta osamos componer alguno . Hoy os los dejo para que los dediquéis a quien os apetezca.
 
 
 
AMOR
 
 
Arquero que avista ya la pieza
preparando su flecha apasionada.
Con precisión aguda es lanzada,
a su víctima traspasa con certeza.
 
Atraviesa el alma cautivada,
que al pronto pierde la cabeza
incapaz de ver más que belleza
al instante de estar enamorada.
 
Ora ríe, ora llora, corazón preso.
Parece no estar en sus cabales,
tormenta de emociones y de exceso.
 
Vuelve Amor a jugar, niño travieso.
Pobres de nosotros, tristes mortales
que entregamos la vida por un beso.

 

AMANECER

 

En tus ojos amanece el nuevo día
un rayo de sol se despereza,
siento junto a mi cuerpo la tibieza
y espero que tu boca me sonría.

Sintiendo nuestros besos todavía,
la pasión convertida ya certeza,
sin rincón en que quepa la tristeza,
envueltos en un velo de alegría. 

Selló nuestro amor la noche oscura 
mudo testigo y cómplice callado,
coartada al deseo siempre procura

Pensar en perderte es mi locura, 
a pesar de tenerte aquí, mi bien amado.
¡Por qué será el amor siempre tortura!

 

SONETO II

 

Te amo y te amo sin medida.
Te amo más allá del pensamiento.
Noto dentro de mí tanto tormento
que si te amo más daría la vida.

Toma mi amor como ascua encendida,
huracán, tornado, seísmo violento
que me trae y me lleva con el viento.
Cuando no estás tú estoy perdida.

El sol en el día, en la noche luna,
el agua en el ardoroso yermo:
tú eres mi guía, tú eres mi fortuna.

Vivir tu ausencia es el infierno,
saber que la esperanza es ninguna:
la muerte en un instante eterno.

 

 

 

domingo, 7 de febrero de 2021

EL APARATITO

 Hace unos diez años uno de mis profesores de COU me  hizo llegar a través de las Redes Sociales  la que es mi primera publicación en letra impresa.

Con 16 años escribí este artículo en la revista del centro.  Ya en él reconozco mucho de lo que ha sido mi manera del ver ver el mundo, con un sentido crítico de lo banal, en este caso de la manipulación de la televisión a través de la publicidad. Y entonces solo había dos cadenas.

Comparto con vosotros emocionada este recuerdo.